"Renueva tu piel obteniendo un aspecto mejorado"

Esta técnica es muy útil en el tratamiento del acné y sus cicatrices, arrugas y envejecimiento de la piel, manchas como el melasma y lentigos y estrías. Los peelings consisten en la aplicación sobre la piel de una sustancia química, habitualmente un ácido que actúa eliminando la capa más superficial de la piel.

Existen muchos tipos de peelings: salicílico, glicólico, fenol modificados, tricloreoacético, etc., disponibles en variables concentraciones. Cada uno tiene sus indicaciones y frecuentemente los combinamos en sesiones mensuales. Normalmente 6-8 peelings suelen ser suficientes para encontrar el efecto deseado.