"Lucir una piel más jóven es posible"

Es muy útil para tratar manchas, rojeces faciales, poros abiertos y arrugas no muy marcadas y proporciona luminosidad y mejor textura en la piel del rostro. Para obtener los mejores resultados se recomiendan entre 2 y 3 sesiones con intervalo de mes y medio. La ventaja que nos aporta este sistema frente a otras luces pulsadas es que su tecnología aporta más estabilidad, aumenta la efectividad y minimiza el riesgo de efectos adversos. Además su versatilidad permite optimizar los tratamientos, consiguiendo mejores resultados con un menor número de sesiones.