1. Láseres depilación

La depilación láser proporciona un método duradero de depilación. En Clínica Sánchez del Río
se utilizan dos tipos de láseres (alejandrita y diodo) que permiten la depilación tanto en pieles
blancas como bronceadas.

Habitualmente en 6-8 sesiones con intervalos de 1 a 3 meses, se consigue un grado aceptable
de depilación. El número de sesiones siempre depende de la localización, característica del
pelo y edad de la paciente.

Lo dejo por si necesitásemos más texto.
(El láser de alejandrita de pulso largo Cynosure® es más eficaz en determinadas localizaciones,
piel clara y pelo fino mientras que el láser de diodo Soprano® permite depilar pelo más grueso
en cualquier tipo de piel, incluso bronceada y durante el verano.

5. Láser vascular (Cynergy multiplex®)

El Cynergy combina dos láseres con disparo secuencial para el tratamiento más completo de
trastornos vasculares.
El láser de colorante pulsado – PDL- (585 nm,) trata varículas pequeñas en piernas, cicatrices,
rojez y venas dilatadas en la rosácea, malformaciones vasculares y fotoenvejecimiento.
El láser Nd:YAG (1064 nm) trata varículas más grandes tanto faciales como en piernas y
depilación en todo tipo de pieles.

6. Láser Q-Switched alejandrita (Alex TriVantage®)

El láser Q-Switched nos permite tratar lesiones pigmentadas como pecas, manchas solares,
manchas café con leche o tatuajes. Esta tecnología emite energía en ¡nanosegundos!
produciendo fragmentación del pigmento y facilitando su eliminación. Según la patología será necesario distinto número de sesiones: de 1 a 2 en el tratamiento de
manchas solares y variables entre 6 y 8 sesiones según el color del pigmento utilizado en los
tatuajes.

7. Láser ablativo fraccional

Con este láser conseguimos mejorías rápidas y llamativas en cicatrices de acné,
rejuvenecimiento de cara, cuello y escote en mujeres de más de 45 años, arrugas peribucales
(el denominado código de barras) y arrugas perioculares (patas de gallo).
La técnica consiste en realizar un fraccionamiento del haz de luz láser con lo que realizamos en
la piel impactos de pequeño tamaño dejando zonas sanas alrededor.
Habitualmente, se recomiendan varias sesiones que se distancian de 1-3 meses según el
problema y respuesta de cada paciente. Es un tratamiento espectacular pero muy seguro, se
realiza con anestesia tópica en crema, o incluso, sin ella. En pocos días aparecerá una piel
nueva y mejorada.
8.- DERMATOSCOPIA DIGITAL (MOLEMAX®). (incluir en la pestaña de oncología
cutánea como un link)

Es un procedimiento no invasivo que consiste en aplicar sobre la piel una cámara de
video de color de alta resolución adaptada y conectada a un sistema informático. Así
podemos captar y archivar las imágenes macroscópicas de todas las partes del cuerpo
(MAPEO CORPORAL) así como también las imágenes macro y microscópicas de los
lunares más sospechosos. La exploración dura entre 30 y 40 minutos, y el paciente no
precisa ni de una preparación previa ni de ningún cuidado posterior al procedimiento.
En sucesivas revisiones, que serán individualizadas en función de las características de
cada paciente (entre 1 y 3 al año), podremos realizar controles evolutivos con el
objetivo de detectar con una gran precisión la aparición de nuevas lesiones
pigmentadas o cambios en las ya existentes. El objetivo final es doble: evitar la
extirpación innecesaria de lesiones benignas y sus correspondientes cicatrices
antiestéticas y sobre todo poder realizar un diagnóstico precoz del melanoma y así
aumentar de forma significativa la supervivencia de esta enfermedad potencialmente
letal.