"En ocasiones lesiones cutáneas pueden ser el primer signo de una enfermedad sistémica"

Muchas enfermedades sistémicas como por ejemplo las enfermedades endocrino-metabólicas (diabetes, hipercolesterolemias, alteraciones tiroideas…), las enfermedades autoinmunes (lupus eritematoso…) o los tumores de órganos internos pueden inicialmente “dar la cara” con manifestaciones a nivel cutáneo. Por tanto un “chequeo médico” periódico de su piel puede ayudar a diagnosticar precozmente todas estas enfermedades y por tanto a mejorar su pronóstico.