Son pequeños basos sanguíneos superficiales que permanecen dilatados. Suelen localizarse en cara, cuello o escote. Pueden aparecer en el contexto de una piel sensible o en patologías como la rosácea. Según su tamaño, profundidad y color pueden tratarse con luz pulsada, láser colorante pulsado o láser de Nd Yag.