"El mapeo corporal digital permite un seguimiento más preciso de los lunares"

Es un procedimiento no invasivo que consiste en aplicar sobre la piel una cámara de video de color de alta resolución adaptada y conectada a un sistema informático. Así podemos captar y archivar las imágenes macroscópicas de todas las partes del cuerpo (MAPEO CORPORAL) así como también las imágenes macro y microscópicas de los lunares más sospechosos. La exploración dura entre 30 y 40 minutos, y el paciente no precisa ni de una preparación previa ni de ningún cuidado posterior al procedimiento. En sucesivas revisiones, que serán individualizadas en función de las características de cada paciente (entre 1 y 3 al año), podremos realizar controles evolutivos con el objetivo de detectar con una gran precisión la aparición de nuevas lesiones pigmentadas o cambios en las ya existentes. El objetivo final es doble: evitar la extirpación innecesaria de lesiones benignas y sus correspondientes cicatrices antiestéticas y sobre todo poder realizar un diagnóstico precoz del melanoma y así aumentar de forma significativa la supervivencia de esta enfermedad potencialmente letal.